Sobre mi

Amor y agua.

25/10/2014

Llevo unos días recapacitando sobre, ¿qué necesitamos los seres humanos?. Mi respuesta interna es amor y agua.

Me doy cuenta, que el primer órgano que se forma en nuestro cuerpo durante nuestro crecimiento uterino es el corazón, símbolo del amor. Acompañado de esa sensación maravillosa de flotación.

Llegamos a través del amor de nuestros padres a este mundo y eso nos acompaña durante toda nuestra. Somos 95% agua al nacer y 70% cuando nos convertimos en adultos.

¿Cuantas veces has tenido la sensación de que te metes en el mar y de pronto te relajas, revitalizas o fortaleces solo con el mero hecho de tener contacto con el agua?

O cuando de pronto tienes mal humor y te bebes un gran vaso de agua fría y esa sensación tan potente desaparece y parece que te da una tregua para digerir mejor esa situación.

Si tuviéramos amor para comprender y agua para digerir cualquier situación en nuestra vida, nos acompañaríamos los unos a los otros con amor y agua. Con amor todo se entiende y con agua se puede digerir e incorporar en nuestro cuerpo poco a poco.

Compartir una infusión con una amiga y acompañarnos mutuamente eso también es amor y agua. Una buena conversación, un buen abrazo de amor y comprensión y nos quedamos nuevas.

Recuerdo un accidente que tuve hace muchos años con mi madre y mi hermana la mayor. Volvíamos a casa una noche de invierno por una carretera cerca de Pinoso, un pueblo de Alicante, y detrás de un autobús salió una señora sin mirar y a mi madre no le dio tiempo a reaccionar y la atropelló.

Ese momento no se me olvidará nunca por que fue impactante. De lo que mas me acuerdo es de como la gente del pueblo mientras ayudaban a la señora y a mi madre nos llevaron a mi hermana y a mi a una casa de al lado de la carretera  donde una señora me decía;

-No te preocupes bonita toma un poco de agua con vino, mientras me abrazaba y me acompañaba con tanto amor que pude digerir esa situación.

La experiencia vivida fue impactante, y con mucho amor y agua pude digerir y comprender esa situación. Hoy entiendo que de otro modo me hubiera marcado de manera diferente.

Doy gracias por haber encontrado unas mujeres sabias que supieron acompañarme con amor y agua.

El amor nos hace entender y el agua nos ayuda a digerir y limpiar lo que necesitemos en ese momento.

Tan simple y conmovedor.

Gracias, gracias, gracias por leerme.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: