Crianza

¿Colegio o Cárcel?

04/06/2015

Hace tiempo que creo que todo absolutamente todo se puede cambiar. Por eso hoy mi mirada es hacia los colegios.

Cuando conocí a mi amiga Lía empecé a escucharle decir; -El cole es como una cárcel.

Yo personalmente no sentía que eso era así hasta que llegué a un colegio hace unos días en el que acompañé a una amiga a recoger a su hijo, se venía con nosotras una hora antes de la hora normal de la salida a la LIBERTAD. Cuando entramos en el colegio me parecía una cárcel verdadera, barrotes en todas y cada una de las ventanas, ¿quien quiere robar en un colegio? o ¿que se puede robar en un colegio? o ¿esas rejas están para que los niños no se escapen?…… Aún me parece mas terrible.

Mi primera mirada fue las ventanas, acto seguido me impresionó el patio. Un espacio todo lleno de asfalto delimitado con rejas y en la puerta tres VIGILANTES, que deciden si  sales o no, si puedes ir al baño o no.

Si viene tu madre a recogerte el protocolo pasa por la  oficina de dirección y la dirección decide si el niño se va con su madre en ese momento, vamos como si estuviera preso y tuviéramos que dar explicaciones a todo el mundo de lo que vamos a hacer con el niño una hora de su salida habitual.

Si tenemos colegios donde los niños están vigilados, prisioneros y domesticados, como pretendemos tener una sociedad que viva libremente, que sepa elegir, compartir, tener en cuenta al otro.

Lo visual es importante, abrir una ventana en la que puedes ver el mar o un paisaje sin rejas es libertad.

La decisión de ir al baño, comer algo, descansar o jugar, es un derecho para después saber que quieres desarrollar en tu vida y cambiar siempre que quieras.

Si queremos una sociedad autentica y dejamos de vigilar, a lo mejor esos niños se acercan a los adultos con amor y no con “miedo” a que los valoren y les digan todo el rato lo que tienen que hacer. ¿Por que vigilan constantemente a los niños? ¿que puede hacer una niño sin vigilancia?

Durante esos 20 minutos que estuve en el Cole la tutora del hijo de mi amiga VALORABA su comportamiento, creatividad, capacidad, inteligencia, etc….

Luego necesitamos algunos años para poder salir de estas valoraciones, para ser nosotros mismos, para decir lo que pensamos de verdad, para relacionarnos desde el corazón, para conectarnos con nuestra esencia.

Si en estos años maravillosos de nuestra infancia y adolescencia acompañamos a los niños con respeto, amor, conciencia, escucha y sobre todo dejando que sean lo que “SON” seguramente nos facilitaremos la vida a nosotros y a nuestros hijos.

Creo que podemos cambiar todo lo que queramos, siempre que lo queramos.

Gracias, gracias,gracias por leerme.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: