Posts Maternidad

LA DOULA

18/02/2015

Hasta donde yo sé las Doulas han existido siempre, solo que no se le ponía nombre, verdad.

Mi madre parió a sus tres primeros hijos, incluyéndome a mi, en casa con la matrona del pueblo y su madre. En esos años eso era absolutamente normal. Mi abuela acompañaba a su hija emocionalmente, apoyándola, abrazándola, sosteniéndola, dejándola que expresara cualquier sentimiento o emoción que necesitara, para atravesar de la mejor manera posible ese momento tan importante para la madre y el bebe que está naciendo.

Mi abuela acompañaba a mi madre durante el embarazo, parto, lactancia y crianza, informándola de lo que ella había vivido para que ella pudiera reconocerse como madre y poder criar a sus hijos.

Cuando mi madre fue a parir a su cuarto hijo mi abuela ya no estaba en este mundo y mi madre sintió desamparo. Las mujeres empezaban a ir a los hospitales a parir y ella sintió miedo y decidió anestesiarse (yo creo que no se sentía acompañada, apoyada, sostenida). Con su quinta hija recuperó su PODER y se dijo así misma “este parto me lo dirijo YO” e invitó a una sobrina a que la acompañara y así nació su última hija, ahí se volvió a sentir acompañada.

Cuando yo recibí la primera in-formación para Doulas en el City yoga de Madrid con Anabel Gª Carabante, Monste Cob, etc…. Recuerdo perfectamente que nos dijeron que la figura de la Doula se hizo visible en un hospital de Latinoamérica con un exceso de parturientas donde el personal sanitario estaba desbordado y decide atraer y apoyarse en mujeres experimentadas que ya hubieran pasado por dicha experiencia, y lo que se experimentó en ese momento fue que las mujeres llegaban a los hospitales con tranquilidad, seguridad, casi dilatadas totales y conscientes de ese momento. Los profesionales de la salud agradecían este acto y esta experiencia, ya que los costes médicos se reducían y los partos en una gran mayoría eran un éxito.

Yo personalmente siempre he acompañado al lado de un profesional y eso es lo que hacemos las Doulas acompañar, informar y así la mujer decide que quiere hacer con su cuerpo sin que nadie le quite su PODER de decisión o le trasmita un miedo in-necesario. Las mujeres sabemos parir, como bien dice Rosa Zaragoza, venimos a este Mundo a preservar la especie y esto está en nuestra memoria celular.

He visto muchas mujeres pariendo de maneras distintas, he visto como los profesionales de la salud les respetaban y yo siempre me he sentido como un apoyo a ese momento de respeto absoluto.

Lo que siempre he recibido después de un parto es un AGRADECIMIENTO tan grande por parte de la madre que eso me llena de amor, luz y tranquilidad y se que lo que hago yo en ese momento es SER ,un ser que acompaña desde el AMOR. Al servicio absoluto de la necesidad de esa mujer pariendo.

El nacimiento es uno de los actos de amor mas importantes de la vida.

Estoy absolutamente convencida que somos compatibles y que todos estamos aquí para apoyarnos los unos a los otros. Esta manera de estar en el mundo cada vez es mas extendida.

Todos somos SERES, lo demás son profesiones.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS A TODAS LAS MUJERES QUE RECUPERAN SU PODER PERSONAL EN TODOS LOS SENTIDOS.

You Might Also Like

1 Comment

  • Ana 19/02/2015 at 08:13

    Es cierto que somos seres y lo demás son profesiones, pero las profesiones están sujetas a responsabilidad y competencias legales en España. Y cada uno que interpreta sus competencias arbitrariamente y sin ningún tipo de garantía legal, comete intrusismo…que es delito. No lo olvidemos Raquel.

  • Leave a Reply

    A %d blogueros les gusta esto: