Crianza, Movimiento Consciente Expansivo

MI “MIEDO” A CRIAR

07/05/2017

Hoy es el día de la madre y me hace revisar como empecé este camino de emociones, altibajos, amor, humor y mucho mas…

La primera vez que parí fue un 27 de Noviembre en el Hospital Acuario, por ese tiempo aún vivía en Madrid, y mi profesión era Actriz y bailarina. Mi embarazo y parto fueron estupendos y  conscientes, sin saber lo que después me venía encima…

Cuando llegué a Madrid después de haber parido me sentí segura y el primer día que mi marido se fue a trabajar salí con mi bebe a la calle con una mochila para bebes y con una mochila en la espalda (parecía tranquila, confiada y segura como madre),  de pronto tres chicas se acercaron  a mi por la  espalda para robarme lo que llevaba en mi mochila, un motorista se dio cuenta y empezó a gritar; -Eh!!!! Que estáis haciendo? Yo en ese momento no me di cuenta de lo que pasaba hasta que este chico las espanto.  Fue un antes y un después de lo que parecía para mi SER MADRE, llamé a mi marido llorando desconsolada, mi estado de nervios aumentaba por momentos, me venían imágenes a la cabeza realmente angustiosas y empecé a ver que no estaba siendo consciente de, que ese ser que había llegado a mi vida, dependía totalmente de mi y no sabía si estaba lista para asumir tanta responsabilidad.

Al día siguiente mi cuerpo empezó a  “paralizarse”  las caderas, los hombros, los codos y no podía moverme con lo que esa Raquel que  “conocía”  resuelta, libre, divertida, que podía con todo……. no podía con nada, vamos que el MIEDO A CRIAR se había apoderado de mi por completo. Mi marido me ponía a María al pecho, me acompañaba al baño y por supuesto no quería estar sola con mi bebe, salía a la calle con alguien que me acompañaba para dar una vuelta incluso llamé a mi madre, que vivía en Alicante, para que estuviera unos días conmigo hasta que eso se me pasara.

Me empecé a dar cuenta de que ya no era la misma, que estaba muy sensible, que todo lo que decía la gente a mi alrededor, que antes era normal, ahora mi afectaba, molestaba e incluso me hacía enfadar y después de un tiempo entendí que lo que yo había oído, visto o creído de la maternidad y la crianza no tenía nada que ver con lo que estaba viviendo en ese momento. Poco a poco empecé a verbalizar mis miedos, a darle forma a poder decir lo que la mayoría de la gente no cuenta, que me sentía como una vaca todo el día con la teta fuera, que no me daba tiempo a ducharme, que ya no sabía ni quien era, donde estaba mi identidad, tanta disponibilidad que había leído y lo importante que era estar con el bebe las 24horas a mí me superaban y me sentía impostora de mi propia creación.

Como dice Anabel Gª Carabantes entendí que no sabía quien era yo al criar, por que nunca había tenido un hij@ y ahí empezó el descubrimiento, el saber como era yo en esa nueva etapa de mi vida, pidiendo lo que necesitaba (aunque antes no lo hubiera hecho), respetando mis tiempos y los de mi hija lo mejor que podía, había días que había mucha exigencia y otros había amor y comprensión, un día entendía lo que me pasaba o lo que le pasaba a ella y otros no era así, me permití equivocarme, disfrutar y hacer las cosas lo mejor que podía en cada instante y así hasta el día de hoy.

Me encantaría que las mujeres nos respetáramos en todos los sentidos y eso es algo a lo que me dedico ahora a acompañar a mujeres en cualquier proceso de cambio para el bienestar de nosotras como individuos, como mujeres, como madres, como compañeras pero sobre todo sabiendo que podemos cambiar en cualquier momento, y que todo está bien para cada una de nosotras.

Así que yo  SOY LA MEJOR MADRE QUE PUEDO SER EN CADA MOMENTO con todo lo que conlleva esta frase que me sale del corazón en este día de la madre.

Gracias, gracias, gracias por leerme.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: